900 802 408 | info@forummontau.com | Centros Acreditados
En este momento estás viendo Popper: efectos y riesgos de esta droga

Popper: efectos y riesgos de esta droga

El popper es un tipo de droga de la familia de los nitritos que se consume por vía inhalatoria. Es el nombre más común con el que se conoce a las sustancias químicas inhalantes compuestas por el nitrito de amilo, isobutilo o butilo, una sustancia psicoactiva que puede comprometer gravemente la salud.

Cómo se consume?

Estos nitritos se consumen por vía inhalatoria. Son potentes vasodilatadores que, al entrar en contacto con el Sistema Nervioso Central, relajan el músculo liso provocando relajación.

La relajación de las venas y las arterias produce bajadas de tensión arterial y la relajación de la musculatura anal. Un uso común está vinculado a prácticas sexuales, ya que facilita la penetración anal debido a la relajación de la musculatura.

El popper es una de las drogas a las que se recurre durante el chemsex, práctica sexual bajo los efectos de estupefacientes; se ha visto que al desinhibir a las personas aumenta el riesgo de que realicen prácticas de mayor riesgo y contraigan infecciones de transmisión sexual (ITS), como el VIH o la sífilis, y en mujeres que aumenten los embarazos no deseados.

Según el estudio realizado por BCN Checkpoint, una organización dedicada a la reducción de riesgos, el popper es la sustancia más consumida en estos encuentros sexuales seguida por la marihuana, la cocaína, el éxtasis y el GHB.

Qué efectos produce su consumo?

Los poppers producen un efecto estimulante y vasodilatador que se percibe a los pocos segundos de inhalar la sustancia, con sensación de euforia, ligereza y aumento del deseo sexual, aunque estos efectos desaparecen rápidamente (duran alrededor de dos minutos) y dan paso a una sensación de agotamiento. Esto puede llevar a reiterar el consumo una y otra vez.

Principales efectos buscados

Se sitúan especialmente en la esfera sexual. El consumo de poppers incrementa la libido, produce un estado de letargia, bienestar y relajación de esfínteres.

Efectos secundarios:

Los efectos secundarios que pueden producir incluyen vértigos, debilidad, dolores de cabeza (tanto breves como prolongados) y congestión de la cara y el cuello, taquicardia, relajación de la musculatura lisa, enrojecimiento de la piel y mucosas, náuseas, vómitos y, en ocasiones, diarrea. Utilizado como euforizante y estimulante sexual, sus efectos secundarios pueden ser peligrosos, e incluso irreversibles.

Tolerancia:

El popper genera estados de tolerancia, y por lo tanto puede llevar a aumentar la dosis o la frecuencia de consumo para obtener los mismos efectos. No hay síntomas de abstinencia conocidos. Puede desarrollarse una dependencia psicológica, que dependerá más de la persona que la consuma que de la droga en sí misma.

Más información en PLAN NACIONAL SOBRE DROGAS

Deja una respuesta